·         30 ex alumnos de la Generación de 1984 del Liceo Pedro del Río Zañartu se licenciaron del establecimiento, luego de 33 años de haber egresado del recinto educacional hualpenino. Época en que se suspendió su licenciatura por “mal comportamiento”.

·         Hace 4 años se reencontraron gracias a la red social Facebook.

  

(Hualpén, 13 de diciembre) La meta de concretar un sueño que por 33 años anhelaron. Fue lo que se logró en el Liceo Pedro del Río Zañartu de Hualpén, donde pese a haber pasado el tiempo los ex alumnos de la Generación de 1984 volvieron con el mismo entusiasmo que en antaño.

Pero ¿por qué no se pudieron licenciar? La explicación la tiene una de las 168 alumnas y alumnos de la primera generación del establecimiento que no se pudo licenciar en la década del ’80.

“Fue una broma que se le escapó a un compañero de las manos, en realidad fue una idea muy loca de sacar la bandera a flamear en el patio. Entonces el compañero se les escapó de las manos, en la época que nosotros vivíamos era una época de dictadura y se tomó a maltraer y se tergiversó el sentido de la broma, entonces el compañero se vio asustado y se le escapó de las manos”, relató Valentina Alvear, quien fue la gestora de la licenciatura histórica.

De igual forma en la retina de los docentes quedó grabado ese amargo momento. Tal como lo recuerda uno de los profesores jefes de esos cursos que no se licenciaron en pleno régimen militar.

“No logramos destrabar esa situación y acatamos como era en esos tiempos, acatar, acatamos calladamente y fuimos parte de alguna forma indirectamente de esa decisión que implicó que 168 alumnos no tuvieran una ceremonia de licenciatura”, comentó el en ese entonces profesor de lenguaje y hoy director del Liceo Pedro del Río Zañartu, Jorge Caamaño.

Tras esta “broma” se suspendió la licenciatura y con ello quedó la emoción contenida y la alegría truncada de licenciarse de cuarto medio. Es así que desde hace 4 años y gracias a la red social Facebook, los otrora estudiantes comenzaron a reunirse.

“En cuatro años logramos, lo que no habíamos hecho en 33. Eso es valorable nos juntamos y este es el resultado. Todos felices nuestros familiares muy emocionados, uno igual está emocionado y no puedo dejar de decir gracias a los profesores, porque sin ellos no habríamos podido hacer esto”, indicó Luis Barra, uno de los ex estudiantes que no escondió su emoción.

Y ese es el sentimiento que se respiró en esa jornada. “Para nosotros era un cierre emocional, una deuda pendiente, muy lejos de los factores que nos causaron este desencuentro. Pero, ya logrado imagínate la emoción tremenda poder lograr y yo haber sido la gestora (…) La emoción queda, los sentimientos afloran, crecen. Como le dije en el discurso no somos grupo de ex compañeros, somos un grupo de amigos”, agregó Valentina Alvear.

Visión similar es la del director del establecimiento, quien se mostró conforme con el compromiso cumplido. “Siento mucha emoción, mucha alegría, satisfacción de ir cerrando este círculo que quedó abierto dolorosamente y que ahora estos jóvenes gatillaron para que fuéramos facilitadores de este momento. La verdad que ellos siempre quisieron que tuviéramos este reencuentro”, recalcó Jorge Caamaño.

 

Gracias a esfuerzos de profesores y alumnos del Liceo Pedro del Río Zañartu logran dar un hermoso cierre a esta historia, que quedó congelada hace 33 años y que por siempre vivirá en su memoria.